jueves, 19 de julio de 2012

Picasso: retratos cubistas



Volvemos con Pablo Picasso. Esta vez sí para fijarnos en su aportación más famosa e importante a la historia del arte: el cubismo.

Además de intentar entender las bases de esta nueva concepción del arte, vamos a aprovechar para centrarnos en otro de los géneros de la pintura: el retrato. Picasso hizo multitud de ellos en su larga vida. Sólo viéndolos se podría muy bien apreciar su evolución como artista.

El niño no concibe nunca una cara en una posición que no sea de frente. Teniendo en cuenta que el cubismo plantea una visión de los objetos desde múltiples perspectivas, vamos a proponer un ejercicio de tres retratos, uno de frente, uno de perfil y uno cubista. Cada retrato será a un compañero diferente, de manera que poco a poco y a lo largo del curso, todos nos hayamos dibujado una vez los unos a los otros.

En cada retrato deben aparecer todos los elementos del rostro claramente, para que en primer lugar aprecien la diferencia entre un ojo de frente y otro de perfil, la situación de las orejas, la nariz, etc.
Por último, en el retrato cubista lo que vamos a hacer es mezclar todo esto en una misma cara. Una cara que podrá tener un los ojos de frente y la boca de perfil, o el pelo de frente y las orejas de perfil. Caras extrañas pero que cada uno tendrá que pensar bien antes de componer...





Nieves 4 años


Belén, 6 años


Gabriela, 6 años


María, 7 años


Marina, 9 años


Santi, 9 años


Manuel, 11 años


Clara, 11 años


Dani, 12 años


Blanca, 17 años



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada